Skip to content

Entrevista con Pekka Timonen

05/02/2010

      Son las seis de la tarde, y la luz solar  ha desertado hace ya largas horas de las gélidas calles de Helsinki. En el interior del hotel Sorni  una música suave de jazz invade el cálido ambiente del bar.  El hotel fue durante la Segunda Guerra Mundial utilizado como cuartel general del todopoderoso e invasor Ejército Rojo. El estilo ornamental y la división arquitectónica del edificio son testigos de una época  que la mayoría de los fineses prefieren cargarla en la cuenta del olvido.

     Helsinki es hoy una ciudad próspera, que ni la inclemencia del tiempo en días como hoy puede borrar. Salas de exposiciones, talleres de artesanía, estudios de diseño y arquitectura, y una permeabilidad cultural omnipresente en decenas de actividades alternativas forman parte de la magia de esta ciudad.

     Helsinki ve con optimismo su futuro, y uno de los catalizadores de esa visión es Pekka Timonen, antiguo periodista, asesor cultural en el ayuntamiento de Helsinki, y un hombre todo-terreno que dispone de su tiempo hacía los demás con generosidad exquisita.

     Pekka Timonen, es el discreto urdidor de un bonito secreto que ha llevado a Helsinki a ser proclamada como la World Capital Design 2012. Con gafas de pasta negra, una cara curtida por los vientos del norte, y  sonrisa natural encara la primera cerveza acomodado en el bar del hotel, dispuesto a contarnos algunos pequeños detalles de intendencia que llevaron a la capital finesa a ser declarada como ganadora del concurso.  

¿Cómo surge la idea de la candidatura de Helsinki a Capital Mundial del Diseño?

–       En 2006 estuve en Montreal (Canadá) y me gustó la idea de elegir una ciudad como capital mundial del Diseño.  Esta zona de Canadá tiene muchas semejanzas en clima, actividades culturales, y económicas con nuestra capital.

–       Más tarde, en una fiesta con amigos, comenté la idea con ellos, y me parecía que había ilusión y ganas de pelear por nuestra ciudad. Si perdíamos el batacazo no sería enorme, incluso conseguiríamos trabajar juntos por un objetivo en común.  Por otra parte, en caso de ganar haríamos sentir a nuestros ciudadanos un legitimo orgullo de

¿Cuándo se ponen manos a la obra y cuáles son los primeros pasos?

     En Navidad del 2008 tomamos la decisión final. Hicimos un consorcio con otras cinco ciudades de nuestro entorno, de modo que entre todas sumásemos una importante masa poblacional, en nuestro caso un millón trescientas mil personas. 

Y ahora una pregunta para nosotros mismos
¿no nos suenan estos comienzos?

Alberto Letona con Pekka Timonen

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: